La apertura

La apertura

Estar abiertos significa cultivar en nuestro interior los estados receptivos quien se encuentran bajo las capas superficiales del juicio y la expectativa.

Lograr y mantener un estado de apertura nos exige que observemos nuestra reactividad interna y que nos demos cuenta, por ejemplo, de que actuamos con el piloto automático y nos dejamos arrastrar por las distorsiones que las emociones imponen a nuestra percepción sobre los demás.

Al percibir esto con claridad en lugar de condenarnos, nos abrimos a lo que es, lo aceptamos y actuamos para transformarlo, si elegimos hacerlo. Este es el papel modificador de la mente.

 

Compartir en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *