AUTOESTIMA

AUTOESTIMA

Muchas personas creen que tienen una autoestima baja o incluso que no tienen nada de autoestima. Esa creencia nos condiciona y provoca que en el día a día no afrontemos de la manera más adecuada las situaciones que se nos presentan, y que no estemos satisfechos con lo que hacemos.

Cuando nuestra autoestima es baja, cuando no confiamos en nosotros mismos, cuando no nos queremos, realizamos una serie de estrategias para buscar seguridad, confianza, refuerzo… sin darnos cuenta de que esas estrategias lo que hacen es alimentar aún más la baja autoestima.

Una persona con baja autoestima no se valora a sí misma ni valora los recursos y capacidades que tiene, y que incluso ha demostrado en algunas situaciones. No tiene un buen concepto de sí misma porque siempre encuentra algo que criticar de su persona (tanto a nivel físico como de personalidad).

Tampoco suele plantearse objetivos concretos ante la incertidumbre de si podrá conseguirlos. De esta manera, anula la ansiedad y preocupación inicial y la posible frustración si no los logra.

Otra cosa que solemos hacer es compararnos con los demás, pero siempre de  manera auto-vejatoria. Es decir, siempre nos compararemos con rasgos concretos de personas que admiramos y que nosotros no logramos alcanzar.

Cuando somos conscientes de todo esto, de cuánto nos perjudica y del malestar que nos provoca, podemos empezar a cambiar.

Hacer un planteamiento de todas las “cosas” que nos decimos cuando queremos hacer algo y nosotros mismos nos auto-boicoteamos; cuando nos gustaría probar algo nuevo y el miedo evita que lo hagamos; cuando miramos a nuestro alrededor y valoramos que todos lo hacen bien y nosotros nunca podremos actuar así.

Podemos escribir lo que pasa por nuestra mente y después analizar si todo eso realmente es cierto. Si tenemos bases o datos que lo demuestren.

También podemos plantearnos objetivos concretos y dividirlos en partes. Ir haciendo cada parte y valorar lo que vamos consiguiendo.

Las auto-verbalizaciones también son importantes. Podemos plantearnos lo que más nos gusta de nosotros mismos y repetírnoslo cada día.

Ir cambiando todas estas conductas nos llevará a un cambio de actitud hacia nosotros mismos. Nos sentiremos mejor y eso lo transmitiremos en nuestro entorno.

¡¡¡¡Seguro que nuestra autoestima mejora!!!!

 

Compartir en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *